¿Cómo diferenciar entre maderas duras, blandas y artificiales?

Lo que distingue a la madera dura de la madera blanda es cómo se reproduce la planta. La diferencia en su reproducción está estrechamente relacionada con la estructura de sus semillas.

 

Científicamente conocidas como angiospermas, que son plantas que producen semillas con una especie de cubierta. O bien una fruta, como una pera, o una cáscara dura, como el nogal.

Los árboles de madera duran generalmente son de hojas anchas, pero sus hojas no se agujerean y caen cada otoño e invierno, ya que las maderas duras son de hoja caduca. La mayoría de las maderas duras tienen una densidad significativamente alta, lo que se debe en parte a su baja tasa de crecimiento.

Los poros de las maderas duras son de diferentes formas y tamaños que facilitan el crecimiento del árbol al permitir el transporte de nutrientes y agua desde las raíces hasta las hojas. Estos poros aumentan su trabajabilidad y densidad y determinan el patrón de vetas de la madera dura.

Las maderas duras se usan popularmente en la fabricación de productos terminados que requieren robustez y durabilidad. Entre estos se encuentran pisos de madera, paneles, decking, vigas, muebles, encimeras, cercas de calidad, etc

Ejemplos: Haya, roble, nogal. ébano, maple, castaño, olivo, fresno, etc.

 

Las maderas blandas son gimnospermas o coníferas, que crecen a partir de semillas desnudas. Sus semillas caen al suelo sin cobertura y las plantas dependen del suelo desnudo creado por el fuego y la perturbación.

Con árboles de coníferas, las semillas se liberan en el viento a medida que maduran. Esta es una ventaja temprana que muchas especies de madera dura no disfrutan, ya que el fenómeno extiende las semillas en un área amplia.

A diferencia de las maderas duras que tienen poros, las maderas blandas tienen tubos lineales, o traqueidas, que generan nutrientes para el crecimiento. La función de las traqueidas es similar a la de los poros de madera dura, que es transportar agua, producir savia para evitar la invasión de plagas y lo que es más importante, generar la savia para el crecimiento del árbol de madera blanda. La mayoría de las maderas blandas tienen una baja densidad, que se debe en parte al hecho de que son de crecimiento rápido.

Los árboles de maderas blandas o coníferas generalmente son menos costosos de cosechar y comercializar. Las maderas blandas son esenciales en la producción de madera dimensionada para construcción, tableros de partículas, madera contrachapada de fibra de madera, madera para pulpa para papel y más.

Ejemplo: Pino, abeto, balsa, chopo, etc.

 

Existen maderas artificiales cuya producción es más bararata ya que están compuestas por desechos de otras maderas.

Ejemplo Aglomerado, contrachapado, tableros de fibra y laminados.